Luego de haber hecho un paréntesis en la narración de esta actividad de ecoturismo, continuaré sin darle más vueltas al caldo. Tras cruzar el río saltando por las piedras y después que Micky saludara apuntando a la cámara, empezamos a ascender la primera cuesta mientras el portador del trasto digital filmaba nuestras caras y pasos. Girando ligeramente en dirección a Micky, Cayo no se aguantó a sonreír de cerca a la lente, señalándola con un flojo índice. Yo, detrás y un tanto más arriba, me reía de su pasión de figurar ante la cámara; me imagino por querer que lo vea su enamorada en una de sus aventuras en la naturaleza y no con otra mujer, siendo esto quizás una prueba de su fidelidad. ¡Y vaya que lo creo que es…! Así que seguimos subiendo. También, el quien escribe no resistió la tentación de voltear la mirada hacia abajo, a la cola, de donde Micky nos grababa, y agitar sutilmente la mano. A ambos lados del sendero, todo eran piedras musgosas y vegetación. Micky hablaba algo sobre un programa de televisión, y de inmediato comenzamos a trotar un breve instante. Manifestando mis ganas de exhibirme, me detuve de pie sobre una piedra, mostrando mis pulgares a la cámara en señal de saludo. Un poco más arriba, la cuesta había terminado y el camino siguió casi al mismo nivel pero con frecuentes y no tan pronunciadas curvas.cruce del rio shilcayoEstoy acostumbrado a vivir en un ambiente como el de la Cordillera Escalera. Eso lo diría cualquiera que ha residido la mayoría de su vida en el corazón o en las inmediaciones de la Ciudad de las Palmeras, Tarapoto, como dije, mi pueblo natal. Los cientos de miles de hectáreas de selva que lo rodea son un lugar “acogedor” para el campista de acción. El sector en el que se sitúan las cascadas tiene menudas diferencias con las de cualquier bosque del departamento de San Martín. Quizá en esta parte no haya demasiada biodiversidad tanto en animales como en plantas, pero la conformación y la vista que se tiene es similar como, por ejemplo, en los alrededores de Bellavista, Juanjuí y Tocache, al sur de la Región. Mientras marchábamos, veíamos los árboles y arbustos de casi siempre, los bichos con los que alguna vez en el pasado me topé, la característica hojarasca que crujía bajo nuestros pies (suavizándolos cuanto más agua escondía o retenía); escuchábamos familiares sonidos de aves que raramente teníamos la oportunidad de ver y que cuando lo hacíamos eran sólo por unos instantes, batiendo velozmente sus alas en el vuelo, extendiéndolas en picado de aquí para allá, o con sus delgadas patitas posadas en la punta de una rama (el aleteo aceleradísimo de los picaflores robaba más de una mirada); y, a veces, sentíamos un tenue cosquilleo en los brazos, cuello y piernas provocado por el choque de los “shinguitos” —dialecto en esta parte de Perú— o mosquitos pequeños. Era extraño observar la tierra seca, la mayoría del tiempo se conservaba húmeda o mojada, dependiendo de las condiciones atmosféricas, de la proximidad al río, la cercanía al mediodía, la altitud la latitud, entre otros factores.

Lamentablemen
te, si queríamos avistar mamíferos (monos, armadillos, ardillas, zarigüeyas, e, inclusive, felinos), se debía caminar una veintena o treintena de kilómetros más, itinerario que no formaba parte de nuestros planes… aún. Pese a eso, no se podía estar cien por ciento seguros de si no nos encontraríamos con animales muy simpáticos o muy peligrosos, pues la experiencia habla por sí sola. Con respecto a los primeros, me ha sucedido escasas veces, incluso en tanto regresaba de la bocatoma, a un kilómetro de Tarapoto. Aquel día mi salud era algo delicada, ya que me dolía el cuerpo y tenía jaqueca. Mi perro, Darko, necesitaba un paseo perro boxery, aunque sufría de tales malestares, puse la correa al canino y salimos rumbo a la bocatoma. A la vuelta, cruzamos el río por un momento (Darko iba por sí solo) y exploramos los límites de unos fundos. Hacía calor ese día. Mi joven mascota, contenta por sus horas de esparcimiento, caminaba en zigzag bastante delante de mí, donde a las justas podía vigilarlo. Mi dolor de cabeza hizo que la levantara al cielo y tomara aire. En esos fugaces segundos, saltando diestramente por las ramas de un cetico, vi a una grisácea ardilla de gruesa cola, llevando una baya entre las manos. De sopetón, oí el ladrido de mi perro y bajé la mirada. El can emprendió una carrera y fue desapareciendo de mi vista, de modo que lo seguí, profiriendo su nombre. Al alzar de nuevo, por un soplo, la mirada hacia los árboles, el ágil roedor se había esfumado. Ésa, fue la única vez en mi vida que vi a una ardilla en su hábitat natural… Pero, el espectáculo cambia de género cuando no es un animal dócil y tierno con el que te encuentras. Hallarse con un ofidio, la situación puede ser riesgosa, porque, por lo común, tus extremidades tienden a ser presa fácil de una mordedura de serpiente que suele sentirse amenazada por la invasión de su territorio o por el simple hecho de estorbarle en su arrastramiento. Felizmente, o debería decir, lastimosamente —paciencia, que si continúan embutidos en la lectura de mis demás posts o se vuelvan seguidores de mi “página”, comprenderán mi naturaleza—, durante la caminata (en grupo) a la primera cascada del río Shilcayo no concordamos con reptil temible alguno. Apenas con víboras de treinta centímetros a medio metro de largo, a buena distancia de nosotros. Eso sí, una de las veces que más peligro corrimos ha sido la mañana que mi hermano, Juanito, derribó unos sobres llenos de mariposas al momento que una gran serpiente negra sedosa se lanzó a él, y la que sólo falló por una pulgada de insertarle los colmillos en las pantorrillas. Si ese día hubiésemos estado caminando, la pierna de mi hermano se hubiera convertido en un blanco de veneno, y quién sabe si lo suficientemente efectivo como para dcruz rojaetener sus latidos cardiacos antes de que lleguemos al hospital. El incidente, en vez de ponernos a los nervios de punta, nos causó risa a los tres que estábamos de caminata en esa fecha. Toño, otro primo, era el tercero. Una peripecia más para agregarle a nuestra lista de aventuras… Pero también existen otros varios animales, que los amantes del turismo de aventura desearían arriesgarse a conocerlos “en persona”: arañas, que una de sus mordeduras, te paralizaría la circulación de tu sangre; gigantescas avispas del tamaño de bolas de billar, que un picotazo de ellas podría matarte de dolor; ranas, a las que si te acercas demasiado, te irritan la piel y los ojos; hormigas, que juntas al ataque son realmente unas fieras; y mucha fauna más, que los osados estarían en su gloria si se adentran todavía más al fondo de la Cordillera Escalera.

Y quién dijo que tener un poco de acción en tu vida cuesta mucho dinero. El punto es cómo lo sepas hacer. A veces, actividades tan simples como andar por los alrededores de una corriente de agua resultan mejor de lo que s
e pensaba cornegalloa un principio. Una caminata por las márgenes del río Shilcayo no está nada mal cuando la disfrutas con tu gente. Eso aconteció con nosotros a mediados de Septiembre del año anterior, entre risas y bromas de rato en rato. Mi primo Cayo, Micky, y yo, ahora con la cámara en mano, vivíamos plácidamente las horas de ecoturismo, sin molestarnos con vaciar nuestras billeteras. Y a los que les gusta la aventura —que es también mi caso, claro— podrán expresar la vieja y conocida frase: “La felicidad no tiene precio”. Y es que, desde inicios del siglo pasado, se cuenta con tecnología cada vez más avanzada para guardar y/o congelar esos momentos en los que el corazón siente placer o júbilo. Mi persona, culminando la fila, portaba uno de esos cacharros, que, debo reconocer, son uno de los más grandes inventos que ha podido crear el hombre: la cámara, tanto fotográfica como filmadora. Cayo iba al frente, Micky al medio y yo, como dije, en la retaguardia. Grabé sus espaldas y luego el perfil derecho de mi rostro. “¡Qué chiste! Esto de estar auto-filmándome ya se hizo costumbre”, creo que pensaba. Supongo que, el que menos habrá hecho esto.
insectos en reposoSegundos después, volvimos a detenernos, ahora en torno a un arbusto de tallo delgado. Allí reposaban un escarabajillo marrón de patas negras, una mariposa parda con manchas circulares grises y blancas, y un par de insectos más. En el suelo, creo que había unos grillos, de entre los cuales recogieron una especie que es común en la Cordillera Escalera, un grillo verde con las patas y la espalda rayadas de negro y amarillo que al saltar abre un tipo de alas blancuzcas, que daba la impresión que era una polilla. La población de aquellos ortópteros es regular por estos lares y quizás sean un ejemplar único y/o nativo en la selva sanmartinense —Si hay algún lector que me lo haga saber, agradecería bastante su colaboración—. Como ya detallé, los muchachos metían a los pequeños seres vivos en el interior de la cámara letal para su selección a ser pinchados en el muestrario, correctamente clasificados en sus respectivos órdenes taxonómicos.

Y escribiendo esta última oración, acabo de recordar una broma (o joda) de todos los días en territorio peruano, mariposaen unos pueblos más que en otros. En Perú, a los hombres con gustos de mujeres solemos llamarlos también mariposones o mariposas, esto incluye a los medios maricas, y hasta a cualquier varón que se le quiera fastidiar. Mi primo es el blanco en este caso último. “Vamos a necesitar una lanza en vez de un alfiler, y una plancha de dos metros cuadrados, además de litros de formol y un cartel con tu nombre, para exhibirte en el laboratorio”, no me canso de molestar a Cayo, naturalmente, refiriéndome a él como un lepidóptero. Esa mañana no fue la excepción. Como se dan cuenta, queridos lectores, en mi página (blog) comparto (y lo seguiré compartiendo) los pormenores de mis salidas turísticas, eco-turísticas, de aventura y ecológicas, teniendo fe que les divierta, ya que pondré todo de mi parte por redactarlo de forma entretenida. Aquellos que les cae tedioso enterarse de lo que se narra en un montón de líneas de texto, les pido que, siquiera, intenten finalizar con este tipo de crónica, compuesta en fracciones. Al concluir, espero sus comentarios o críticas, que serán bienvenidos mientras no contengan palabras soeces (insultos o groserías), entretanto sean críticas constructivas y guasas sanas no lo pensaré dos veces en aceptarlas. Desde Tarapoto, la Ciudad de las Palmeras, en la selva peruana, un amigo más para ustedes que estará encantado de difundir el turismo a todos los países del mundo, a modo de contribuir con mi grano de arena en la salvación de, por hoy, nuestro único hogar en el infinito Universo. En pleno siglo XXI, al ritmo que decae espiritualmente la humanidad, para millones sonará cursi si les digo que “amen a la Tierra”, y, ciertameplaneta tierrante, con verdadero orgullo y sin más rodeos, ése es mi mensaje: “¡Amen a la Tierra, benditas sea su madre!”… Después de esta impetuosa perorata, no piensen que soy un santo o, por lo contrario, un desquiciado; pues para llegar a ambos estoy demasiado lejos como para al menos divisarlos. Sólo soy alguien que siente especial preocupación por el medio ambiente que ansía que el resto lo imite, y que ha encontrado a Internet como el mejor de los medios informativos para lograr esta META. Y, ¿qué tal? ¿Cómo sonó…? ¿Chévere…? Así lo creo, hermanos. Y están en toda la libertad de seguir tachándome de presuntuoso, puesto que cada uno ha nacido con cierta capacidad para derivar sus propias conclusiones. Pero ese no es el punto… lo que quiero es que nadie se aburra con las historias (de la vida real) de un enamorado de la naturaleza.

Continúa...

0 huellas:

Publicar un comentario

Deja tu huella y sabré que alguien pasó por aquí...


No se publicarán comentarios fuera de la temática del blog, ni mensajes que sólo tengan como interés hacer publicidad, o que contengan agresiones o insultos de cualquier tipo.
Además, no es necesario que escribas el mismo comentario; éste será aceptado o rechazado una vez sea revisado:

Google la web Me Escapé de Casa
Top Blogs Peru Blogs My Zimbio eRural.com Este blog es parte de Buzzear (PE) direperu The House Of Blogs, directorio de blogs http://www.wikio.es Anuncios Gratis