El 10 de Octubre de 2009 decidí visitar por segunda vez las cascadas de Lahuarpía, ubicadas aproximadamente a 45 kilómetros (dirección Sur) de la ciudad de Moyobamba, departamento de San Martín (Perú). Hace más de un año, desde exactamente el 01 de Junio de 2008, que no realizaba una caminata ecoturística por esa zona; y como aquella vez las fotografías fueron escasas y las condiciones climáticas no favorables, me sentía afligido por carecer de material decente para mostrárselos en mi blog… Ese día, me levanté a mi hora habitual, las 7:00 a.m., pues tenía tiempo libre hasta la noche y no había porqué atolondrarse en salir de inmediato. Así que desayuné y alisté mis efectos personales sin prisa alguna. Pero aún me faltaba un objeto que si me excluía de llevarlo a esta aventura amazónica, me coronaría como el más tonto del mundo: una cámara fotográfica. La que usé por última vez, en mi Visita Turística a los Baños Sulfurosos de Oromina, es de un compañero de trabajo de mi padre, y como una semana atrás que se la había devuelto. Pero, adelantado a las circunstancias, el día anterior llamé al móvil de un pata para pedirle que me prestara su artilugio. Él dijo que fuera a verle en las instalaciones de una ONG a las 8:30 a.m., y, tan puntual como siempre, me encontré con éste a la hora acordada, y 5 minutos después estuve recibiendo el ansiado objeto, diciéndome que las pilas estaban cargadas y que no eliminara lo que tenía guardado en su tarjeta de memoria de 2GB. Confiando de lo que me expresó primero, me despedí de él y le prometí que le devolvería al atardecer.
en la carretera fernando belaunde terry directo a lahuarpiaA las 9:26 a.m., con la mochila preparada y la cámara metida en su estuche, dejé mi casa sin decir la hora de mi regreso (cosa que es costumbre). Resolví no viajar en combi, como lo hice cuando fui a practicar senderismo en el morro de Calzada, sino a bordo de un auto, el mismo que debía de esperar a que se llene de pasajeros en cualquiera de las terminales terrestres, que se encontraban tres o cuatro cuadras más abajo del paradero de combis. Tardé en caminar casi media hora hasta la terminal de autos tipo Station wagon’s más cercana de la fila de calles, la Empresa de Transportes y Turismo Cajamarca, localizada en el Jirón Alfonso Ugarte 1438. Sin embargo, no llegué a ir en una unidad de su flota, porque me aburrí de aguardar tanto tiempo a los demás pasajeros; de forma que subí a otro auto de un paradero más movido, la Empresa San Martín S.A., del 1456 de la misma calle. Y a las 10:04 a.m., dos jóvenes, una señora con su bebé, y yo, partimos rumbo a nuestros destinos. El chofer parecía un veterano de las rutas, y acordamos, antes de que arrancara el motor, que el precio de la carrera hasta el pueblo de Lahuarpía sería de 15 nuevos soles (5 más que en combi a Moyobamba). No se olviden que mucho tiene que ver el factor comodidad… Mientras íbamos en el coche, ocurrieron varios eventos que retrasaron el arribo a nuestros destinos, el más prolongado de todos fue la espera en una parte de la carretera donde había grúas, tractores y camiones construyendo un mejor tramo. Y así, con un sofocante calor en el ambiente, llegué a la población de Lahuarpía a las 12 horas con 34 minutos, y pagué lo debido al conductor. El resto de gente siguió en el automóvil.
muro que indica a las cascadas de lahuarpia, moyobambaYa conocía el camino a las cascadas. Saqué la cámara y anduve tomando fotos, hasta hallar una bodega cerca del sendero a las caídas de agua. En dicho establecimiento, me abastecí de más líquido y comida como para saciar a dos personas. Aún no vestía la ropa adecuada para salir a caminar por la naturaleza, pero rápidamente encontré una garita abandonada, en la cual podía mudar todo lo que llevaba puesto encima. Al costado de esta caseta, levantaron los letreros que pueden ver en la imagen al pie de este párrafo. “¿Y dónde está el cobrador?”, murmuré. De golpe pensé que otra vez disfrutaría gratis de las tres cascadas de Lahuarpía. Dentro de poco me llevaría una sorpresa…
letrero de bienvenida a las cascadas de lahuarpia, moyobambaEl caminillo se elevó un poco y los árboles con hojas de distintos colores se cerraron sobre mi cabeza, haciendo que los rayos solares menguaran sus efectos en mí. Pero a 100 o 150 metros, la vegetación se hizo menos densa y el sendero se inclinó hacia abajo por una ruta con gradas de piedra. En ese momento me animé a filmar el descenso y todo cuanto observaba por los alrededores, hasta que… sucedió lo imprevisto. ¡Cómo diablos me podría estar pasando eso a mí! Juraba que nunca más correría esa clase de aprietos. Mientras hacía la labor de capturar cuadros con la cámara, en la pantallita de ésta apareció una advertencia de batería baja. La frase “…las pilas están cargadas” vino de sopetón a mi mente, y maldije la hora en que se me ocurrió confiar en el dueño del aparato. Lo más conveniente en tales situaciones es apagar el dispositivo para usarlo exclusivamente en los ratos que valgan la pena. “Cuándo tendré mi propia cámara para no estar pasando estos sinsabores”, mascullé. “Algún día… algún cercano día”, dije instantes después. De manera que continué la caminata, molesto conmigo mismo y con el pata, y no demoré en cruzarme con una señora y una joven que volvían de su visita ecoturística a las cascadas de Lahuarpía, y con una apariencia de haber vivido una aventura por tres parajes de la Amazonía peruana. Las saludé y fue correspondido con sendos “hola”. Ambas respiraban con dificultad debido al empinado ascenso, pero en sus rostros vislumbré el espíritu intrépido que motiva la búsqueda de aventuras.
primera cascada de lahuarpia
Seguí bajando, y cuando terminé de girar una curva, avisté a la primera cascada de Lahuarpía abajo y a mi derecha. La fotografié con Zoom en un santiamén para economizar energía (clic en la imagen para ver en alta resolución). Metí otra vez la cámara en su estuche, y reanudé la marcha trotando un poco. A medida que cortaba distancia hacia el camino horizontal, recordé mi recorrido de Junio de 2008 por medio de esta encantadora naturaleza, que incluso en épocas de lluvias no deja de ser explorada por locos como el quien escribe.primera cascada de lahuarpia en moyobamba, peru
Continúa...

2 huellas:

German dijo...

Que mostro, pensé que la mejor por ahí era Huacamaillo.

El Caminante dijo...

En la región San Martín hay un sinnúmero de cascadas y cataratas que se tardaría toda una vida (o quizás otra más) conocerlas por completo. En mi blog haré todo lo posible por mostrar las más bellas y las menos conocidas. No te pierdas de leer las siguientes partes de esta visita ecoturística.
Y gracias por comentar, eres el segundo que lo hace. Siempre estás invitado a mi blog.
Dios te Bendiga.

Publicar un comentario

Deja tu huella y sabré que alguien pasó por aquí...


No se publicarán comentarios fuera de la temática del blog, ni mensajes que sólo tengan como interés hacer publicidad, o que contengan agresiones o insultos de cualquier tipo.
Además, no es necesario que escribas el mismo comentario; éste será aceptado o rechazado una vez sea revisado:

Google la web Me Escapé de Casa
Top Blogs Peru Blogs My Zimbio eRural.com Este blog es parte de Buzzear (PE) direperu The House Of Blogs, directorio de blogs http://www.wikio.es Anuncios Gratis