Tras pasar el puente colgante, la segunda y tercera cascada de Lahuarpía estaban sólo a unos metros de distancia, pero había un inquietante problema que fue empeorando hasta llegar al término de complicarse demasiado, sin miras a solucionarse. Si han leído la Parte II de esta aventura en la selva peruana, sabrán a qué problema me refiero. Bueno, lo diré otra vez: la cámara fotográfica que porté durante esa caminata amazónica, dejó de funcionar por completo, con previo aviso de batería baja minutos atrás. Fueron en vano los intentos de encenderla. Inclusive puse en práctica el viejo truco de sacar y meter las pilas, pero nada resultó. Desde aquel momento ya no hubo más fotos. Las que pueden observar en la presente entrada, son dos imágenes que obtuve el año pasado (después de una noche de tormenta), y las otras, son las que encontré en Internet (subidas por el individuo cuyo nombre muestro con fondo transparente). Además cargué un escaneado del ticket de ingreso a la segunda y tercera caída de agua de Lahuarpía (la primera imagen). La sorpresa que me llevé al hallar un puesto de control a apenas segundos de atravesar el puente. Tuve que pagar un nuevo sol para que me abran el paso y continuar con mi actividad de ecoturismo. Atendía allí, un hombre de mediana edad. El puesto en realidad es una pequeña bodega hecha con tablones, en donde venden abarrotes, y al mismo tiempo es la puerta de entrada a un sencillo recreo turístico de a un lado del camino. No conversé mucho con el tipo, ya que tenía pensado hacerlo de regreso.ticket de entrada a la segunda y tercera cascada de lahuarpia (moyobamba)A la 01:23 p.m. (siempre hora de mi móvil), pasé sin detenerme por la segunda cascada, la más esplendorosa y visitada de todas. Para llegar a este sitio se tiene que bajar por unas húmedas escaleras de piedra y puentecillos de troncos. La flora es exuberante y, de rato en rato, se escucha el canto de distintas aves, entre ellos, la de los loros (pihuichos), paucares, pipitos, capitos, pericos, torcazas, etc. La copa de los árboles son las moradas de estos simpáticos y ágiles plumíferos. Cualquier turista que haga una caminata por esta naturaleza tropical también quedará maravillado de ver tantas lianas, bromelias y flores de algunas orquídeas en torno suyo. La temperatura durante todo el año es de un promedio de 28 grados Centígrados, así de fresca como una lechuga. En las noches es además recomendable hacer camping por las márgenes del río Plantanayacu, oyendo el relajante ruido que producen las cascadas y los múltiples sonidos de los insectos y ciertos anfibios.segunda cascada de lahuarpia en epoca lluviosa (moyobamba)Continué de largo hasta la tercera caída, pues quería verla aunque era imposible fotografiarla. Debía de cumplir mi itinerario de ese día, porque desde niño tengo la costumbre de terminar todo lo que empiezo, hasta el extremo de ver correr los créditos del final de una película o de comer mi plato entero sin dejar un solo grano de arroz (cuando el hambre es atroz). Dentro de unos instantes, la última de las cascadas de Lahuarpía tendría otra visita. “Allá voy”, me oí decir. Así que seguí el curso del río por un sendero con mucha hojarasca y ramitas esparcidas a lo largo y ancho del suelo. La corriente de agua se mantenía a diez metros a mi izquierda y me percaté que había bastantes piedras planas en sus orillas como para descansar sobre éstas. Faltando poco para llegar a la tercera caída de agua sanmartinense, tuve que ingeniármelas para caminar a través de una quebradiza acumulación de ramas secas que tapaban un tramo hundido e inclinado de la ruta. Un par de veces, una de mis piernas quedó atajada por el peso; al regreso sucedería lo mismo, pero sólo una vez.
segunda cascada de lahuarpia tomada por rafael benzaquen (moyobamba)La tercera cascada de Lahuarpía es la que está más rodeada de rocas, guijarros y cantos rodados. Las orillas de la poza que forma no cuentan con playas arenosas, sino que aquí verás como pequeños acantilados o muros de piedra. También en la primera y segunda caída es posible apreciar estas formaciones de la naturaleza, sin embargo, a comparación de la última, son más accesibles para el baño. A determinada distancia de las paredes de piedra, cerca a la copa de un árbol construyeron un humilde mirador que, hasta ese día, ya estaba por desplomarse, así como sus escaleras. Un tanto más pegado al resbaloso sendero hay un lugar en el cual los aventureros podrán calmar la sed en caso no dispongan de bebida. Se trata de la pila de San Antonio. Desde la parte superior de unas oscuras rocas, caen chorros de agua como si fueran unas duchas en fila. Lo más curioso de este bebedero natural —quizás solo para mí— es el nombre con que le bautizaron los propios habitantes del pueblo de Lahuarpía. Claro, se los diré porqué: Hace como una década, en la mencionada población, vivía uno de mis tíos de parte de madre. Él es sacerdote y se había ganado gran fama entre todos con el pasar de los años debido a su gracia y carisma. Este tío mío se llama Antonio García… Sin tener la oportunidad de fotografiar a un “legado” familiar, harto de mi mala estampa, a la 01:45 p.m. me retiré del lugar tras haber comido y bebido otro poco.segunda cascada de lahuarpia tomada por rafael benzaquen (moyobamba)Como ya lo dije en este relato turístico, de retorno a la carretera me bañé en la piscina natural que crea la segunda cascada de Lahuarpía y departí con el señor que cobraba el ingreso de los visitantes. Conseguí información valiosa del sujeto, y viene a ser la que escribo en el siguiente párrafo.
tercera cascada de lahuarpia en epoca lluviosa (moyobamba)Meses más concurridos: Marzo y Diciembre. Mes más lluvioso: Febrero. Día de la semana de mayor visita: Domingo. Desembocadura del Plantanayacu: río Mayo. Accidentes en el puente colgante: 1 (un niño se había quedado colgado de las sogas, pero fue felizmente socorrido)… Ese sábado, fuera de las personas que nombré, divisé a gente bañándose en la lejanía y a un grupo de muchachos de caminata a las últimas caídas de agua. También les hago de su conocimiento que me faltó explorar más los alrededores y que, si en algún momento cojas el destino de estos posts y cuando te halles de vuelta esperando un aventón en la carretera, te digo que deberás tener paciencia y ser amable e insistente con los conductores que transiten por allí.


Y ahora les dejo un breve vídeo (que subí a Metacafe), con tomas de mi anterior aventura a las cascada de Lahuarpía.


Y finalmente, después de tal vez haberles ocasionado un susto con los primeros planos de mi cara, les informo que en cuatro días verán que cumpliré lo prometido al final del post “Se acerca el Festival de la Orquídea 2009. Mientras tanto, pasado mañana publicaré algo que entretendrá a los varones, y ojalá también a las chicas.

FIN

0 huellas:

Publicar un comentario

Deja tu huella y sabré que alguien pasó por aquí...


No se publicarán comentarios fuera de la temática del blog, ni mensajes que sólo tengan como interés hacer publicidad, o que contengan agresiones o insultos de cualquier tipo.
Además, no es necesario que escribas el mismo comentario; éste será aceptado o rechazado una vez sea revisado:

Videos de Me Escapé de Casa