La embarcación avanzaba lento. Nadie tenía prisa. Los campesinos y la señorita, que al parecer era una familiar, platicaron amenamente de cosas personales. Las labores en sus terrenos o chacras, por lo visto, estaban bien cronometradas. Tampoco yo quería que el paseo se acabara en menos de lo que dijo el muchacho. Íbamos a la velocidad que en lo normal uno anda en bicicleta. Tras tres minutos aproximadamente de estar en el bote, pregunté al jovencillo si podía sentarme en la proa para sacar mejores tomas. “Claro”, contestó. Y, quien escribe, entusiasmado por observarlo todo desde adelante, se sentó en la punta frontal de la nave, sobre un tablón. La sensación térmica era inferior de la que sentí bajo el techo de la embarcación y en el Puerto de Tahuishco. El sol no había disminuido su fuerza, pero la brisa y la cercanía al agua refrescaron mi entorno, y para mi deleite, se manifestó un momento de paz y tranquilidad. El sudor de mi cuerpo y ropa se fue secando de forma progresiva. Por un tiempo indefinido estuve haciendo cuatro cosas: fotografiando, filmando, oteando los paisajes, y mojándome los pelos. Ni por un segundo me metí en la conversación de los demás pasajeros. Era como si no existieran hasta que la señorita con atuendo de turista me llamó desde atrás. Me entregó su cámara, pidiendo que les tomara unas fotos. Fue un cacharro mecánico el que dejó en mis manos, lo que me hizo suponer que vivía en algún pueblo de por allí, por donde la tecnología aún no llegaba como en Tarapoto. Posiblemente, la joven se dio el lujo de realizar un tour turístico o ecoturístico por el resto de la región San Martín, y en esos instantes estaba retornando a su hogar. Derivé que su “escapada de casa” estuvo inmortalizada en casi todo el rollo de la cámara, ya que sólo pude tomar dos fotos. “Con eso basta, amigo”, dijo. Rogué que el rollo estuviera lleno y que la cámara no se hubiera dañado. No alcancé ver el indicador de tomas y la chica de inmediato se puso a hablar con los campesinos, sin hacer el clásico apiñamiento para ver la pantallita del artilugio fotográfico, puesto que —como se los dije— éste era el de los “antigüitos”.paseo en bote por el rio mayo (moyobamba, peru)El bote seguía deslizándose a la misma velocidad y las nubes del cielo se fueron abriendo más, cubriendo de rato en rato la cara del astro rey. “Creo que ya es hora de tener también una foto en este lugar”, hablé entre dientes. Así que disparé el flash varias veces a mi rostro, pero al final, ninguna de las imágenes me gustó tanto como realmente deseaba. Si no se veía bien el ambiente de los alrededores, las fotos no tenían mucho sentido, aparte de que las facciones del autor de este blog, de cerca asustan a cualquiera. Y por lo que, mi siguiente movimiento es lo que todos ya suponen: Pedir a la joven que me devuelva el favor. Sentado en la proa y dando la espalda al horizonte que se extendía río arriba, la muchacha me tomó una excelente foto ecoturística, un cuadro más en la bella Amazonía peruana, en mi hermosa selva que esconde miles de aventuras.
paseando en bote por el rio mayo (moyobamba, peru)La corriente del río Mayo se mantenía parsimoniosa, buena para cruzar a nado de punta a punta sin ningún problema. Desde que fui fotografiado, transcurrió poco hasta que llegamos a detenernos unos minutos cerca a una plataforma flotante que servía de transporte de un extremo a otro del Mayo, y la cual se deslizaba mediante la fuerza del agua con la ayuda de un sistema de cuerdas y poleas. Había visto un ingenio similar antes en la misma región San Martín. Encima de estas plataformas incluso se hacen pasar vehículos, tales como autos y motocicletas. Y justamente, a la hora que el bote se paró en la orilla del río, un joven descendió de la balsa cautiva conduciendo su moto y un señor levantando su saco con arroz. Éste último se aproximó al bote para ayudar a bajar una carga que los campesinos pusieron a su responsabilidad. Por un pelo no dejamos al perro que se había bajado de la nave fluvial para revolcarse en la orilla. Éste se lanzó al río, y su amo y yo le subimos al bote agarrándolo de las patas… En tanto seguimos el paseo, al menos para mí, porque para los demás pasajeros era una “actividad” cotidiana, fui divisando cada vez más ancho y elevado al más famoso cerro de todo el Altomayo, el morro de Calzada, que hace meses atrás lo escalé en tiempo récord. Les invito a leer aquella aventura; sólo tienen que cliquear en el último link que habilité. Así como viajar en bote durante unas horas hasta lo profundo del bosque del Altomayo (la dirección a éste es por la que iba esa mañana), practicar trekking en el morro de Calzada también es una aventura llena de emociones. Lo primero espero consumarlo este 2010. Dios quiera que no sólo conozca hasta cierta altura del río Mayo, como lo hice ese sábado 7 de Noviembre del año que se acaba de ir. Lo que los turistas deben saber bien, es que el clima en esta zona del Perú es caprichoso, nunca lo predecirás con exactitud. Durante el paseo que tuve, por unos momentos, el cielo se envolvió de bastantes nubes que creí que iba a llover; sin embargo, el sol brilló de nuevo, y tan fuerte, que me chamuscó más la piel.
morro de calzada desde el rio mayo, moyobambaEl chico manejaba el bote por el lado derecho, como si fuera un chofer yendo por la carretera. Ya sea en tierra o en agua se debía de conservar la derecha para evitar accidentes. Pasamos una canoa vacía, que flotaba amarrada de un palo en la orilla. Y apenas unos metros más arriba, escuché a uno de los campesinos gritar por encima del ruido del motor del bote. “¡SÓLO DÉJANOS AQUÍ!”, fue lo que pronunció con total claridad. El chibolo obedeció, y ágilmente hizo una maniobra para ubicar la proa y estribor en la ribera. Toda la gente de campo bajó a tierra, y al final solamente quedamos dos personas en el bote: el muchacho que conducía y yo. Ya eran como 15 minutos que había estado paseando, por lo que el dueño de la pequeña nave decidió dar media vuelta.
canoa en el rio mayo (moyobamba, peru)
Continúa...

0 huellas:

Publicar un comentario

Deja tu huella y sabré que alguien pasó por aquí...


No se publicarán comentarios fuera de la temática del blog, ni mensajes que sólo tengan como interés hacer publicidad, o que contengan agresiones o insultos de cualquier tipo.
Además, no es necesario que escribas el mismo comentario; éste será aceptado o rechazado una vez sea revisado:

Google la web Me Escapé de Casa
Top Blogs Peru Blogs My Zimbio eRural.com Este blog es parte de Buzzear (PE) direperu The House Of Blogs, directorio de blogs http://www.wikio.es Anuncios Gratis