El Caminante al lado de un elefante de piedra a orillas del río Tioyacu (Rioja, Perú)
A un principio catalogué a la escultura como verdadero arte tallado en roca, pero lo pensé mejor, y me dije, “a pesar de ser un excelente atractivo en el centro turístico Tioyacu, este trompudo de piedra no combina con la zona”. Estando en media región Selva del Perú, como parte del Alto Mayo y por ende de la Amazonía, formar la estatua de un elefante, es una idea imperdonable. Pues, ¿acaso este gran mamífero tiene como hábitat América del Sur? Hicieron muy bien con la escultura del reptil abriendo sus fauces, dado que aquel extinto ser se arrastró una vez por estos bosques. Optar por un animal africano, en lugar de uno amazónico, es —sin ánimos de ofender— una brutalidad por parte de los responsables de la naciente de la corriente de agua Tioyacu. ¿Es posible que nuestros jaguares, tapires, o anacondas no sean tan populares…? Claro que no. Y así pues, cuánto no hubiese querido tener una foto al costado de un “otorongo” de piedra, en vez de con el elefante que me ven en la primera imagen.
El Caminante en el Centro Turístico Naciente del Río Tioyacu (Rioja, Perú) 1
El Caminante en el Centro Turístico Naciente del Río Tioyacu (Rioja, Perú) 2
Guardé la cámara en su estuche unos momentos y seguí mi recorrido por el centro de esparcimiento. Como a la 1:45 p.m., de sopetón, el tiempo había cambiado sobremanera. Las nubes del cielo se fueron evaporando, y la silueta del sol aparecía cada vez mejor, hasta que se llegó a apreciar a la esfera candente en todo su resplandor. Y de este modo, mi estribillo se había cumplido: “Y la lluvia caerá… luego vendrá el sereno… y el sol brillará… ahora el día está bello”. Bajo el cálido astro rey, puede que ya la temperatura rozaba los 30 grados Celsius, pero las fotografiadas y filmaciones en la naciente del río Tioyacu, de mi parte, ya estaban por finalizar. Ahora, más que tomar la naturaleza y las instalaciones, me dedicaría en buscar la colaboración de alguien para que me lanzara el flash y llevara un recuerdo teniendo de fondo las riberas del Tioyacu. Las imágenes de esta parte final son más que evidentes. Como dicen acá en mi país, Perú, “un completo figureti.
Centro Turístico Naciente del Río Tioyacu (Rioja, Altomayo, Perú) 1
El Caminante en el Centro Turístico Naciente del Río Tioyacu (Rioja, Perú) 3
Centro Turístico Naciente del Río Tioyacu (Rioja, Altomayo, Perú) 2
Faltaba poco por explorar el centro turístico. La última zona en realizar un recorrido es la que ven de la segunda a la quinta foto, en tres de éstas está este blogger. Es un terreno elevado que se ingresa por un angosto y casi vertical sendero. Se requiere de regular destreza física para subir por esta cuesta, y mientras más alcanzas la cima, más rocas encontrarás. La vegetación ha sido bondadosa en las laderas, en la cumbre sólo hay peñascos… Les cuento que, cuando ascendía el caminillo, algo extraño me sucedió. Será medio difícil de explicarlo… Fue así: Iba con las manos libres, la cámara continuaba en su estuche. Detrás y delante de mí, estaba vacío de personas. Tuve mucho cuidado en cada pisada, sin embargo, eso no bastó para sufrir una leve caída. La raíz de un árbol oculta debajo la hojarasca fue el causante de mi desplome. Hubiese chocado la frente en una piedra si reaccionaba lento. Una mano enguantada impidió el golpe. Y, al retirar la misma del guijarro y erguirme del suelo, vi algo escrito sobre él. Las letras parecían cinceladas. A primera vista, no entendí; pero al reclinarme y juntar la piedra, leí lo siguiente: “MI INTERPRETADOR OREJA”… “¡Qué mierd… quiere decir eso!”, exclamé. En ese momento, la inscripción carecía de sentido... Y cuando me preparé para fotografiar mi rarísimo hallazgo, algo aún más inaudito ocurrió: Un ligero ramillete me cayó encima el brazo, provocando que derribara la roca, que rodó por la pendiente, perdiéndose de vista. Maldije, y consternado, reanudé mi ascenso.
El Caminante a orillas del río Tioyacu (Rioja, Altomayo, Perú) 1
El Caminante a orillas del río Tioyacu (Rioja, Altomayo, Perú) 2
El Caminante a orillas del río Tioyacu (Rioja, Altomayo, Perú) 3
En la cima encontré a otra pareja de esposos, naturales de Trujillo, ciudad capital del departamento de La Libertad. Conversando, anduvimos por la superficie de las grandes piedras, algunas planas y otras accidentadas. Todavía quedaba agua de lluvia asentada en ciertas concavidades. Dentro de diez a quince minutos de charla, les pedí que me fotografiaran con la Exilim que llevé. El señor, muy cortés, se ofreció. Son tres las tomas que me sacó: Dos de cuclillas y una a horcajadas sobre el rugoso tronco de un arbusto, todas al borde de la escabrosa colina. Luego de la acelerada “sesión de fotos”, bajamos a las orillas del río Tioyacu por un sendero hecho al extremo opuesto. Antes de solicitar su apoyo nuevamente, me separé de mis acompañantes para mudarme de short y quitarme los zapatos para reemplazalos por sandalias. Quise ya entrar al agua, pero mis ganas de tener más fotos se vinieron con fuerza, por lo que busqué a mi próximo fotógrafo. Ahora fue una simpática joven, que acabó haciendo un buen trabajo dando enfoques precisos con la cámara. Y he de aquí, internautas, que volveré a saltearme los acontecimientos… Llegó la hora del baño. Soporté las frías aguas del Tioyacu, así como las pozas termales de San Mateo, en Moyobamba. El Canal de rvelap en YouTube, recomienda este tipo de baño en uno de los vídeos del programa de TV “Sin Límites”: “El agua fría logra contraer las venas y es ideal para exfoliar la piel y remover las células muertas, tonifica los músculos y despierta los sentidos”.
El Caminante a orillas del río Tioyacu (Rioja, Altomayo, Perú) 4
Entrada en la carretera al Centro Turístico Naciente del Río Tioyacu (Rioja, Altomayo, Perú)
Regresando del Centro Turístico Naciente del Río Tioyacu (Rioja, Altomayo, Perú)
Eran en torno a las 3:15 p.m. cuando resolví regresar a casa. El Centro Turístico Naciente del Río Tioyacu quedaría a la mira de todo el mundo. Eso es lo que me propuse hacer realidad a través de este sitio. Pero el objetivo de aquel día aún estaba inconcluso, pues tenía que llegar a Tarapoto sin ser víctima de un asalto en la carretera. Y felizmente, pasé ese peligro. Con el poco dinero que tuve, abordé una combi que hacía ruta de Nueva Cajamarca a Rioja, y antes fotografié a un muro, al costado de la Belaúnde Terry, que señalaba el desvío al recreo ecoturístico. En Rioja, subí a otra combi, que me dejó en la entrada a Moyobamba. Sólo restaban 10 nuevos soles en la billetera. En carro, supuestamente, no podía regresar; hasta que un joven limeño, casi adulto, dijo que nos cobraría menos que la tarifa normal en autos. De forma que, dos personas más y yo, entramos a su vehículo particular, un Hyundai Excel de color blanco recién salido de la tienda. En las dos últimas fotos (la segunda clicando en el botón celeste), pueden ver su interior… “Un placer conocerte río Tioyacu.
El Caminante volviendo del Centro Turístico Naciente del Río Tioyacu (Rioja, Altomayo, Perú)

FIN

0 huellas:

Publicar un comentario

Deja tu huella y sabré que alguien pasó por aquí...


No se publicarán comentarios fuera de la temática del blog, ni mensajes que sólo tengan como interés hacer publicidad, o que contengan agresiones o insultos de cualquier tipo.
Además, no es necesario que escribas el mismo comentario; éste será aceptado o rechazado una vez sea revisado: