La Catarata el Velo de la Novia apareció frente a mí. El monto a pagar por el ingreso era sólo de S/ 5.00, pero la persona encargada en la garita de control de visitantes, me permitió entrar sin cobrarme centavo alguno, ya que estaban a minutos de cerrar. Nueva advertencia. Tenía que ingeniármelas para quedarme sin que noten mi presencia. Buscaría un lugar dónde levantar mi carpa lejos de cualquier mirada.
CATARATA VELO DE LA NOVIA, AGUAYTÍA, PADRE ABAD, PERÚ
El sujeto de la caseta no me hizo preguntas. Estaba comprobado que la caída de la rama en el camino detrás no provocó tanto ruido como para llegar a sus oídos, siendo así que la caída de agua, pese a que la presión disminuía durante esas fechas, igualmente el sonido de su curso vertical atenuaba al de los alrededores.
DUCHA DEL DIABLO, AGUAYTÍA, PADRE ABAD, PERÚ
Un puente semejante al primero se extendía sobre el curso de agua que descendía de la poza formada por la catarata. Caía en diagonal, en una inclinación de sesenta grados más o menos sobre un piso de piedra marrón verdosa, desde una altura aproximada de cincuenta y cinco metros. El ancho de la base de la roca alcanzaba los treinta metros y en tiempo de creciente el agua deslizante cubría toda la superficie, dando aún mayor majestuosidad al Velo de la Novia. En aquel día, la cola del velo apenas tenía poco más de diez metros. Todo en derredor crecía musgo y vegetación de baja estatura.
CATARATA VELO DE LA NOVIA, AGUAYTÍA, UCAYALI, PERÚ
Los visitantes fueron retirándose, pero algunos aún seguían bañándose en la poza. Al lado izquierdo, sobre una zona elevada, construyeron un restaurante. También la gente de allí se iba despidiendo. Solitario, un turista bebía un trago en la barra. De pronto oí que una señora decía a sus hijos que ya cerrarían la atracción y que se apuraran en juntar sus pertenencias. Oscurecía y, si también yo no me diera prisa, no podría tener una foto cerca al Velo de la Novia.
Dejé atrás el restaurante y casi corrí a la poza. Cautela sobre todo al andar sobre las piedras. Aceleré el ritmo de mis movimientos. Aprovecharía al máximo los últimos minutos de luz. Empecé fotografiando a la catarata en todo su esplendor. Luego, tan presto como siempre en este tipo de situaciones, encontré a una persona que me disparara el flash y así al fin contar con unas fotos al lado del Velo de la Novia, la onceava caída de agua que conocí.
El agua del pozo tenía un color verde esmeralda, pero a medida que anochecía se fue tornando de un verde botella. Aprecié el paisaje hasta que ya no quedaba casi nadie. “¿Dónde acamparé?”, me dije. “Si me ven acá, obligarán mi retirada”.
Inmediatamente volví al restaurante. Se me ocurrió algo. El tiempo corría y dependía mucho del lugar que eligiera para pasar desapercibido. Desde el balcón del establecimiento, busqué un sitio en las orillas del río Aguaytía. Desde allí era obvio que me verían durante la noche, y más aún si prendiera una fogata, así que tendría que ir río arriba. Sólo necesitaba que la playa fuera igual de arenosa como debajo del restaurante, con un número reducido de piedras y troncos. De manera que respiré hondo y descendí cuidadosamente, tratando que nadie me viera.
LEYENDAS DE LA CATARATA VELO DE LA NOVIA Y LA DUCHA DEL DIABLO, UCAYALI, PERÚ
Y antes de continuar con el relato de los hechos en la Catarata el Velo de la Novia, deben saber de antemano que esta zona de la Amazonía fue descubierto por el religioso español Francisco Alonso de Abad, fraile franciscano, explorador del río Aguaytía y el primero en contactar con los nativos cashibos en el siglo XVIII. En 1757, primeramente recibe el nombre de Ducha del Diablo, por la formación de un rostro demoniaco en la roca en todo el complejo geográfico, la misma que, en este curso del río, tiene como singularidad, presentar una forma diabólica en general, con un aire misterioso; según algunos oriundos, pasan ciertos fenómenos paranormales. Asimismo, sobre dicho origen, se involucran historias tenebrosas acerca de la catarata.
CATARATA VELO DE LA NOVIA, AGUAYTÍA, PADRE ABAD, UCAYALI - PERÚ
Los mitos locales refieren que hace muchos años vivía en un pueblo cercano un brujo de nombre Lucifer, que hizo un pacto con el Chullachaqui para poder conseguir conquistar el mundo. Algo así como Pinky y Cerebro, pero en este caso mucho más bizarro, que muy lejos de que sean un chiste, era una pareja con tanta maldad en sus corazones que cualquiera de ambos podría cometer traición a consecuencia del egoísmo y la ambición que los consumían.
CATARATA VELO DE LA NOVIA, PADRE ABAD, UCAYALI - PERÚ
El Chullachaqui es en la mitología de la selva peruana (departamentos de Loreto, San Martín, Ucayali y Madre de Dios) un demonio que hace tratos con los mortales a cambio de su alma. El brujo Lucifer fue engañado por el demonio amazónico, puesto que en lugar de la conquista del mundo solo le dio uno que otro súper-poder de poca monta. Lucifer no tardó en darse cuenta del timo. Enfurecido, planeó cómo vengarse del diablillo; fue así que se enteró de que cerca del poblado habían llegado algunos conquistadores españoles. Sin rumiar mucho la cuestión, se presentó ante ellos y les ofreció tesoros y a sus dos hermosas hijas a cambio de que lo ayuden en su venganza contra el Chullachaqui. Los españoles aceptaron sin miramientos; pero cuando se van a enfrentar al demonio, éste, predicho ya de la arremetida, embruja a las hijas de Lucifer para que con su belleza empuje a los españoles a la muerte. Desesperado, el brujo, lucha contra los encantamientos y la muerte de los foráneos, pero no lo consigue y se arroja al acantilado (Boquerón del Padre Abad), formando la famosa roca del diablo que hoy conocemos. Tras su sueño eterno, empieza a emanar agua a modo de cascadas desde la cima de las rocas, lo que dio origen a la Ducha del Diablo.
EL CAMINANTE EN LA CATARATA VELO DE LA NOVIA, PADRE ABAD, UCAYALI - PERÚ
---------------O---------------
Luego del descubrimiento de La Ducha del Diablo en el mundo actual, muchas son las nuevas leyendas que se hilan en torno a ésta y que en su mayoría involucran la historia del brujo Lucifer y los conjuros, que, años atrás, se desenvolvieron en la naturaleza que hoy ocupa esta catarata. Algunos pobladores, incluso, aseguran que si una mujer se baña en las aguas de la catarata ésta aumentará su caudal bruscamente, al contrario, si lo hace un hombre, éstas se calman igual de rápidas.
EL CAMINANTE EN LA CATARATA VELO DE LA NOVIA, AGUAYTÍA, PADRE ABAD, UCAYALI - PERÚ
Ya sea por leyendas/mitos, curiosidad o meramente tener una relajante caminata y un refrescante chapuzón, la Ducha del Diablo y la Catarata el Velo de la Novia sigue esperando todos los años a visitantes que se atrevan a experimentar el misterio de sus aguas y deleitarse con el encanto paisajístico, ataviado de una variada flora, entre las que destacan las orquídeas y bromelias de colores como las de pinturas con acuarela.
EL CAMINANTE EN LA CATARATA VELO DE LA NOVIA, AGUAYTÍA, UCAYALI, PERÚ
POZA DE LA CATARATA VELO DE LA NOVIA, AGUAYTÍA, UCAYALI, PERÚ
Con la información que les acabo de suministrar, les será posible leer la tercera y última parte de esta aventura de manera más comprensible. Yo, en el día/noche que estuve de visita a la Ducha del Diablo y el Velo de la Novia, desconocía totalmente sobre los mitos y leyendas que expuse a groso modo líneas arriba.

CONTINUARÁ...

0 huellas:

Publicar un comentario

Deja tu huella y sabré que alguien pasó por aquí...


No se publicarán comentarios fuera de la temática del blog, ni mensajes que sólo tengan como interés hacer publicidad, o que contengan agresiones o insultos de cualquier tipo.
Además, no es necesario que escribas el mismo comentario; éste será aceptado o rechazado una vez sea revisado:

Síganme

Recibe mis posts a tu e-mail:

Enviado por FeedBurner

YouTube Facebook Twitter Vimeo Flickr Feeds Google Earth