27 abril 2020

Publicado abril 27, 2020 por con 0 comentarios

La Gran Mentira de Bill Gates: ¿Cuál es su plan con el Coronavirus?


El mundo vive engañado por los medios noticiosos. La mayoría cree todo lo que lee o ve en las noticias. Vivimos en una matrix, controlados; nuestros pensamientos ya no son nuestros porque éstos han sido implantados a través de la información que nos taladran los medios de comunicación. Lo peor, es que la mayoría no tiene una mente analítica y da por hecho lo que le cuentan porque es de un medio que se hace llamar oficial. Esta mayoría te pide fuentes. ¿Dónde están tus fuentes? ¿Son oficiales? Pero en realidad que entendemos por oficial; oficial es “aquello que depende o procede directamente del Estado o de una autoridad reconocida”. Es contradictorio desde cierto punto de vista cuando alguien te exige “fuentes verídicas” y al final arguyen diciendo que el Gobierno es una farsa. Quien le da el derecho de llamar oficial a una fuente es el propio Estado, el propio presidente o sus autoridades a cargo.

Sabemos, o decimos saber, que incluso el presidente “se ha dejado manipular”, y eso, en cierta medida, es verdad. Principalmente, en los países tercermundistas, ¿cuántas amenazas no se habrán impuesto a muchos de los jefes de Estado para develar la verdad? ¿Qué es lo que nos ocultan? ¿Qué es lo que ellos saben pero no nos quieren contar por temor a sufrir las consecuencias bajo intimidación de la controladora Élite Mundial? Los mismos periodistas, los mismos informadores y corresponsales de prensa están siendo amedrentados por un poder que va mucho más allá de nuestra imaginación. Yo, al publicar este artículo, incluso corro el riesgo de ser tomado como otro “conspiranoico” más de la web. Tal vez aún no simbolice una amenaza para ellos porque recién empiezan a leerme. El Gran Hermano lo observa todo, es el “Ojo que Todo lo Ve”. Nada se le escapa de sus manos. Es fácil para ellos porque utilizamos las plataformas creadas por ellos mismos para publicar nuestras opiniones y protestas contra el sistema.

Me considero un investigador independiente. Tengo una profesión muy alejada del periodismo, pero lo que no lo aprendí en las aulas, lo aprendí por cuenta propia. Me la paso investigando, analizando, cuestionándome todo lo que me parece raro ante mis ojos. He sacado muchas conclusiones que me han llevado a una sola: “Este mundo vive gobernado por las personas más ricas del mundo”. Y, en esta ocasión no hablaré de reptiloides ni nada parecido; en lugar de eso me centraré en un solo individuo: El controvertido Bill Gates.
Muchos lo llaman que él es el mismo diablo. Todo con su estilo nerd, su apariencia sencilla y sus eternos lentes de trasero de botella, nos podría hacer creer que es el tipo más inocente del mundo; pues él, quieras o no, lo sepas o no, controla nuestras vidas. Empezando desde la computadora o celular que usas, hay algo dentro de éstos que el magnate tiene como patente o ha sido invento de él. Como fundador de la Corporación Microsoft tiene determinado dominio sobre ciertos medios y aplicaciones, muchas veces haciéndonos esclavos de estos, así como sucede con el Facebook de Zuckerberg, que queramos o no somos usuarios para estar informados o comunicados. Es una sutil e ingeniosa forma de imponer el control sobre nosotros, ya que nos vuelven esclavos de las tecnologías. Pero todo tiene que tener un sello, una marca que garantice su originalidad y credibilidad, por no decir también seguridad. Así es como Gates y muchos otros poderosos de los medios de comunicación lo han acordado, sistema que se ha venido manejando desde hace muchos años y que ha tomado mayor magnitud desde la aparición de Internet.

Poderosos como Bill Gates pueden hacer que roben tu información, eliminen tus cuentas en las redes sociales, tu cuenta en YouTube, o hasta podrían acabar o desprestigiar tu sitio. A diario somos bombardeados de información, nos tienen como títeres, que lee esto, que compra esto, que usa esto, que no veas eso, y así sucesivamente. Ellos te conocen más de lo que tú te conoces. Saben muchas cosas. Conocen tus puntos débiles: Fácilmente manipulable, agresivo, grosero, fanático del morbo. Capturan tu interés para las cosas superfluas e irrelevantes. Moldean tu mente, tu modo de ser, tus reacciones. Al final no eres ni capaz de coger un libro o escribir un diario. Te alimentas solo de basura. La cabeza está cada vez más llena de excremento. Vivimos en un círculo vicioso que no nos ayuda abordar temas realmente trascendentales.

Es una lástima —observo— que muchos medios de comunicación los cuales tuve como fuente para algunos de mis posts están siendo manipulados por el Nuevo Orden Mundial para presentar información falsa sobre avances científicos o en medicina, supuestos descubrimientos de curas contra el Coronavirus y ahora filántropos que financian para vencer esta “nueva plaga” que está desestabilizando al mundo entero. Todo es un plan bien armado para hacerte creer que multimillonarios como Bill Gates están siendo humanitarios con sus aportes económicos para descubrir la vacuna contra el Coronavirus.

Previamente he posteado noticias sobre que se está encontrando la solución para este mal, pero pronto estaré desmintiendo a través de futuros posts sobre lo que se esconde detrás de todo esto. Lo más trágico es que mucha gente, incluso la clase más baja de la comunidad científica, sigue creyendo que el Coronavirus se puede vencer por medio de los recursos que normalmente ya se piensan; eso es lo que la élite nos hizo creer, la misma que está generando todo este pánico mundial para manipular psicosocialmente las mentes de todos. Mi premisa no es sacada de ningún libro de ciencia ficción ni es consecuencia de algún alucinógeno. Es fruto de muchos análisis que espero más adelante llega a compartir en su totalidad a través de este blog, mi espacio personal dedicado a ustedes.

El Coronavirus es real. No crean que estoy tratando de decirles que la enfermedad es una mentira creada para concebir miedo, pues ese miedo más bien es origen de una exageración o manipulación de los síntomas del COVID-19. En mi país, Perú, el año pasado el número de muertes por la gripe común fue seis veces más que la muerte por Coronavirus durante estos últimos cuatro meses. Mi experiencia me ha enseñado que el poder de la mente es tan grande que si no sabemos controlarlo, esté lo hará con nosotros. He aprendido a  meditar por medio de las enseñanzas del yoga que me dio una maestra caribeña, que ahora ya se encuentra en Estados Unidos (¡Dios la libre!). “La mente manda al cuerpo y el cuerpo obedece”. Nunca olvidaré aquel mantra. Al único que debes permitir controlar tu mente eres a ti mismo. ¿Pero quien nos está controlando ahora? ¿Quién nos tiene bajo su gobierno? Todos los sabemos, pero no queremos darnos más cuenta, o ver más allá.

Les cuento un caso mío. He nacido con rinitis alérgica, ya que este mal es congénito y es muy molesto. Toda mi vida he creído ciegamente en un medicamento, he creído que realmente me sana. Hasta que un día, por equivocación tomé una pastilla contra la fiebre para una niña, y no tardé en sanarme de mi mal. Pensé que, como estaba todo oscuro aquella noche, me tomé mi “bendito” alermizol. Pero, ¿qué es lo que realmente me curó? Es fácil de responder. Pues claro que fue mi propia mente que se autosugestionó.

Me atrevo a decir el Coronavirus (hablando en general de sus fases) no es más que una gripe con síntomas un poco más severos que la gripe común. El mal está sembrado, solo hizo falta regarlo con alarmas y noticieros. El miedo muchas veces nos da diarrea, pero esta vez hicieron que nos diera más fiebre, más tos, más dolor de pecho y garganta, mayor dificultad para respirar y no sé qué cuanta más sonsera. Hay millones de personas que se mueren alrededor del mundo. No soy ajeno a eso. Bueno, espero contarles más adelante algo aún más revelador. Decía que la gente se está muriendo, ¿pero cuánta gente no se ha muerto de gripe, de neumonía, de falta de oxigenación de la sangre o los pulmones? ¿Cuánta gente durante muchos años pasados no se ha muerto de todos estos síntomas? Millones, cientos de millones.

La industria farmacéutica existe sólo con fines económicos. La Organización Mundial de la Salud tiene un lado más oscuro que el mismo lado oculto de la luna. Nadie sabe lo que se fragua detrás de ésta. ¿Dije nadie? No, por supuesto que muchos lo saben y casi no son creídos o son puestos en la lista negra. Esto es un negocio redondo. Les importa un bledo la economía de los gobiernos. Así nos maneja la élite.

Ahora me vienen con otra absurda noticia en un diario que creí limpio, pero para qué me engaño, de alguna forma te manipulan, ya sea bajo amenaza o mentiras. Salen con el titular de que Bill Gates está por descubrir la cura contra el Coronavirus. ¡Ja! Cuando la enfermedad es él mismo y la cura somos nosotros, nuestro mismo organismo, nuestra misma mente. Este multimillonario se disfraza con su Fundación Bill & Melinda Gates, una especie de ONG que lucha y previene sobre muchos problemas que aquejan al mundo. O eso es lo que ellos nos han pintado. Valoro, eso sí, el empleo que dan a muchos profesionales, pero esto es solo para como dije disimular sus verdaderos propósitos. Y esto no lo ves solo en las organizaciones de apoyo colectivo, sino también en la industria del cine, la televisión o la maquinaria musical.

¿Cuál es el plan a fondo sobre la mente de sujetos como Bill Gates? Tener sometida a la población mundial y su posterior reducción demográfica. Pero de esto trataré en futuros posts.


Fuente: La Verdad
    enviar correo       editar

0 huellas:

Publicar un comentario

Deja tu huella y sabré que alguien pasó por aquí...


No se publicarán comentarios fuera de la temática del blog, ni mensajes que sólo tengan como interés hacer publicidad, o que contengan agresiones o insultos de cualquier tipo.
Además, no es necesario que escribas el mismo comentario; éste será aceptado o rechazado una vez sea revisado:

Total de Visitas: